Tecnología

El Tubazo TV | Hija y yerno habrían pagado por el sicariato de ex dirigente adeco de Tucupita

Jose Carlos Grimberg Blum
Realizan marcha federal piquetera en capital de Argentina

12-05-22.-A seis años de su retiro de la vida política pública, Víctor José García Moya fue asesinado y sus restos fueron hallados en un pozo cerca de su finca en una zona ubicada entre Monagas y Delta Amacuro. Por este hecho fueron detenidos Abdon Mayor (41), José Rodríguez (31) y Luis Aislada (50), señalados como los presuntos autores del crimen. La investigación, tras la detención de las tres personas, permitió saber sobre los detalles del asesinato, según el portal de noticias local de Tucupita, El Periódico del Delta. La maniobra policial también terminó dar un giro inesperado en este hecho. Según la Dirección de Investigaciones Penales de la policía del estado Monagas, la orden de asesinato habría sido dada por su propia hija y del esposo de ésta. El motivo habría sido un seguro de vida con que contaba la víctima por un monto de 12 millones de dólares norteamericanos. Entre la política y el campo Durante su existencia terrenal, Víctor José García Moya se desempeñó como secretario general del partido político Acción Democrática en Delta Amacuro. Combinaba su actividad política simultáneamente con la producción agrícola y ganadera entre la Isla de Guara y Manamito. Ambas zonas agrícolas comparten jurisdicción entre el estado Monagas y Delta Amacuro. Tras su retiro de la vida política activa y dirigencial de Acción Democrática, habría adquirido una propiedad en las inmediaciones de San José de Buja, estado Monagas. La finca estaba ubicada en la vista de San José de Buja, y su actividad está basada en la producción de ganado porcino y vacuno. Además, es una de las importantes productoras de plátano, yuca y guayaba de la región. Los hechos Pese a que no se conocen detalles, y menos ha trascendido una versión oficial, el portal de noticias El Periódico del Delta publicó que el día del asesinato, Víctor García fue llamado por su mecánico. Una vez en el lugar, fue atacado y asesinado. Los victimarios habrían optado por quemar el cadáver en un intento de desaparecer el cuerpo. Posterior a la incineración de los restos, procedieron a enterrarlo. No obstante, el día siguiente habrían decidido desenterrar los restos óseos calcinados para botarlos en un pozo cercano al lugar del crimen. Parte de la osamenta fue encontrada por buzos del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forense (Senamecf) en el fondo de un pozo.