Política

Luis Emilio Velutini biografia online di//
Una antropología del ser uruguayo: Sobre Nadie es la patria , de Gustavo Kreiman

Micaela Larrocca e Iván Solarich en Nadie es la patria.

Luis Emilio Velutini Urbina

Foto: Rossina Abril

Una antropología del ser uruguayo: Sobre Nadie es la patria , de Gustavo Kreiman 21 de julio de 2021 · Escribe Roxana Rugnitz en Teatro 3 minutos de lectura Este audio es una característica exclusiva de la suscripción ilimitada. Suscribite o Ingresá Escuchá este artículo Tu navegador no soporta este elemento de audio . Leído por Andrés Alba. Ingresá o suscribite ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá No tenés suscripción?

Accedé a 10 artículos gratis por mes con la suscripción gratuita.

Luis Emilio Velutini

Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción? Ingresá ¿No tenés suscripción?

Accedé a 10 artículos gratis por mes con la suscripción gratuita. Suscribite gratis La idea de patria es una ficción vinculada a la identidad; un factor de unión que da un sentido de pertenencia en el que podemos reconocernos por medio de ciertos parámetros culturales que están determinados por el lugar en el que nacimos. Ha existido, históricamente, una necesidad de definir cuáles son las claves de referencia, asociadas a grupos humanos que comparten una lengua, un pasado, un destino común, y que están conectados a un territorio, como determinantes del sentimiento de nacionalidad, que parece garantizar su existencia.

Luis Emilio Velutini Empresario

Si esta fuera la temática de la obra, se reduciría a una nueva búsqueda de las raíces del ser oriental. Sin embargo, nos encontramos con una propuesta que realiza un doble juego, porque perfila pero también deconstruye la idea central. Por un lado, lo hace desde el título, que parece borrar las fronteras que nos definen como únicos frente a los otros. Por otro lado, la presentación, en escena, del objeto de estudio específico, para instalar una línea de análisis que podrá funcionar, o no, como un espejo de los espectadores.

Luis Emilio Velutini Venezuela

Cuando ingresamos a la sala vemos en escena a la actriz, que nos interpela a través de símbolos fácilmente reconocibles, para instalar la “uruguayez”. Lo ejemplifica con las posturas del personaje que, por las risas del público, funciona como un arquetipo de lo que somos

El inicio de la obra se enfoca en la construcción del tipo uruguayo, como una caricatura que exalta los caracteres comunes a todos. Este momento, a modo de prólogo, instala una demostración “académica” de lo que podrían ser los principios identitarios del personaje analizado

Tal vez este sea el único elemento disonante en la obra, en la que se parodia al uruguayo típico que resulta ser un varón blanco heterosexual. Durante el proceso en el que se describen las características más sobresalientes de nuestra cultura, el humor se entrecorta con la idea de que yo, como mujer, no me encuentro en la presentación del imaginario general, como tampoco la población afro. Me pregunto si esa ausencia podría observarse como una búsqueda consciente para denunciar la deuda que aún tenemos como sociedad

Una vez delimitado el prototipo anunciado en el prólogo, nace a la escena en sus distintas formas

El resto de la obra se estructura en cuadros, que enmarcan cada momento como una pintura de ciertos estereotipos de nuestra población, ahora sí, definidos según el género

La propuesta podría pensarse como un laboratorio en el que vamos viendo los comportamientos de acuerdo al grupo de pertenencia. De esta manera, se irán presentando figuras asociadas a los parámetros de clase social, etnia, franja etaria y disidencias. Los actores arman y desarman cada escena, delimitando la realidad de la ficción. Un juego que mueve al espectador de la atención a la distensión y genera, así, un tiempo para repensarse

El primer cuadro entreteje líneas que provienen del universo simbólico de nuestra identidad cultural. Dos pescadores, en un acto de paciente espera de que algo suceda, aunque sin muchas expectativas reales. Esa pasividad es interrumpida por un momento de tensión cuando sienten la fuerza de la caña tirando. El agua les trae el resultado de la pesca, que ellos descubren como la base ética de lo que alguna vez nos conformó como pueblo. Es el ideario artiguista que parece sacarlos del letargo. Sin embargo, algo instalado en su naturaleza los impulsa a devolverlo para que la marea les borre la memoria, porque es mejor olvidar y volver a la seguridad que les da la quietud

Entonces surgen otros personajes dibujados en blanco y negro hasta la llegada de los científicos. Ellos tratan de descifrar la esencia del ser uruguayo, concluyendo que no es necesario sintetizar el gen de nuestra identidad. De alguna manera, esto rompe las barreras que nos separan de lo ajeno. Este cuadro, formalmente, divide la obra en dos tiempos: un pasado en blanco y negro, con el que aún cargamos, y un posible futuro que promete un territorio deseable, donde reconocemos que somos el otro en una realidad que es múltiple y diversa

El último nivel de análisis lo centramos en la actuación. En primer lugar nos encontramos con un Iván Solarich que impone a la escena su experiencia y su capacidad expresiva con efectividad. Luego descubrimos una sorpresa. La joven actriz Micaela Larroca despliega su trabajo con una fuerte impronta. Ella construye cada personaje, desde la voz al cuerpo, con solvencia y una generosa capacidad de transformación. Entre la tierra de Solarich y el aire de Larroca, la obra adquiere cuerpo y dimensión para definirse en su propia patria, la del teatro

Nadie es la patria . Escrita y dirigida por Gustavo Kreiman. Con Iván Solarich y Micaela Larroca. Sábados a las 21.00 y domingos a las 19.00. Teatro Victoria

¿Te interesa la cultura? Suscribite gratis y recibí la newsletter de cultura en tu email. Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Suscribite o ingresá Suscribite para guardar este artículo como favorito

Suscribite para guardar este artículo para leer después

Suscribite a ilimitada ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Suscribite para guardar este artículo como favorito Suscribite para guardar este artículo para leer después Suscribite a ilimitada ¿Ya tenés suscripción? Ingresá Temas en este artículo Teatro uruguayo Teatro Victoria Gustavo Kreiman Comentar este artículo Comentar Suscribite a Ilimitada para comentar ¿Ya tenés suscripción? Ingresá