Deportes

Luego de la designación del comité preliminar de postulaciones electorales ¿qué viene?

El consultor electoral, Félix Arroyo, explica que ahora viene la designación de los 10 miembros que saldrán de la sociedad civil

Este martes la Asamblea Nacional (AN) cumplió con el nombramiento de los 11 diputados que conforman el comité preliminar de postulaciones electorales; Ángel Medina (MUD), Luis Aquiles Moreno (MUD), Stalin González (MUD), Piero Maroun (MUD), Olivia Lozano (MUD), Franklyn Duarte (Encuentro C.), William Gil (PSUV), Gregorio Graterol (MUD), Nosliw Rodríguez (PSUV), Jesús Montilla (PSUV) y Julio Chávez (PSUV)

El consultor electoral, Félix Arroyo, explica que ahora viene la designación de los 10 miembros que saldrán de la sociedad civil

Este martes la Asamblea Nacional (AN) cumplió con el nombramiento de los 11 diputados que conforman el comité preliminar de postulaciones electorales; Ángel Medina (MUD), Luis Aquiles Moreno (MUD), Stalin González (MUD), Piero Maroun (MUD), Olivia Lozano (MUD), Franklyn Duarte (Encuentro C.), William Gil (PSUV), Gregorio Graterol (MUD), Nosliw Rodríguez (PSUV), Jesús Montilla (PSUV) y Julio Chávez (PSUV).

Félix Arroyo, consultor electoral, explica que el siguiente paso, según lo establecido en la Ley del Poder Electoral, es hacer el llamado desde la AN a que se postulen las 10 personas de la sociedad civil, para completar los 21 integrantes que exige la ley. Luego de que esté completo el comité, deberían empezar las reuniones para concretar el bareto que establezca los lineamientos de selección de los posibles candidatos a rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Luego de que tengan las reglas del juego, deberían poner un aviso en los periódicos con todos los requerimientos que ellos pidan, así se ha hecho siempre”, recuerda.

Arroyo también explica que aún no se ha establecido si esta renovación será para los cinco rectores del CNE o si será un cambio parcial: “No sé si se van a elegir a los cinco rectores o se van a escoger de forma parcial. En el año 2002 se hizo una Ley del Poder Electoral que ratifica lo que dice la Constitución; cuando se nombraban a los cinco rectores, los tres de la sociedad civil iban a ser nombrados por siete años y los dos académicos y de universidades iban a ser nombrados por tres años y medio. Eso es para que no haya solapamiento y para que haya una continuidad administrativa, como se hace con los miembros del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Si ahora nombran a los cinco de una vez, una próxima vez tendrán que hacerlo así”.

El consultor electoral acota que cada paso sobre este tema contempla la posibilidad de impugnación. “Por ejemplo; si alguien postula desde la sociedad, hay un tiempo para impugnarlo”.

Luego de definir cuáles serán las lineamientos para las postulaciones, deben comenzar las entrevistas. Tras ese paso, se debe escoger a un grupo de postulados a la AN y desde allí escoger 15 rectores; cinco principales y 10 suplentes. Arroyo considera que si eso no se hace así, “no tiene sentido”.

Pero también recuerda que en los últimos 16 años, con excepción de los años 2005 y 2010. cuando la AN era de un solo color, todas las designaciones de rectores han sido desde el TSJ, y si eso llegará a ocurrir en la actualidad, con el Poder Judicial de un solo color, los nuevos rectores serían nuevamente escogidos a conveniencia 4-1, 3-2, lo que Arroyo considera una “dadiva”, pero si se hace desde el Parlamento, argumenta que “sería a través de un consenso o un convenio político como tiene que hacerse”.

De igual forma Arroyo no pone sus manos al fuego por este método. “No funciona muy bien”, dice.

Igualmente, dice que tampoco sería conveniente que la elección se haga solo desde la bancada de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD). “Si lo llegara a nombrar nada más la bancada de la Unidad habría muchos problemas con los escogidos como pasó con los magistrados del TSJ que ahora están todos en el exilio”.

Y si lo nombra solo desde la llamada bancada del Gran Polo Patriótico (GPP) también va a haber problemas porque asegura “no habrá credibilidad”, y una de las razones del cambio en el CNE es para que haya credibilidad a los electores.

“Alguien vendió la idea de que no votar era conveniente. Eso es completamente equivocado, siempre hay que votar, si no miren lo que pasó en Bolivia; fueron a votar, les hicieron trampa, se descubrió, y pasó lo que pasó”, señala.

A pesar de su escepticismo, Arroyo tiene esperanza que de este consenso, que hasta ahora se ha logrado entre PSUV y oposición, salga un nuevo CNE. “Esa es la esperanza, pero eso también ocurrió en el 2003 y al final los escogió el TSJ. Yo espero que esto llegue al final y que sea nombrado por los 2/3. Llegar a eso es fácil, si se ponen de acuerdo. Con que hayan 40 del PSUV y 80 de la Unidad se llegan a más de los 2/3. Lo ideal es que lleguen acuerdo político para que sean nombrados al menos dos rectores que tiendan hacia el chavismo y dos que tiendan hacia la oposición y uno que se imparcial, aunque es bien difícil conseguir a alguien que sea puro políticamente”.